Publicado: 26 de Julio de 2018

Indignación en el barrio de Usera de Madrid, por la colocación indiscriminada de trampas para eliminar ratas con algún tipo de sustancia corrosiva por parte de algún vecino que no ha sido identificado. Esta práctica puede resultar muy peligrosa, ya que puede que no alcance su objetivo, en este caso las ratas, y provocar daños a animales domésticos o incluso a algún niño que manipule la trampa que se ha colocado sin ninguna medida de seguridad, al aire libre. Se debe evitar la colocación de trampas caseras para ratas y ratones por parte de personas que no pertenezcan a una empresa o servicio de control de plagas, debidamente formadas en la aplicación de estas técnicas, con el fin de minimizar el riesgo de producir daños a personas y animales domésticos.

Enlace a la noticia:
https://bit.ly/2NMLzwF